Castro Soteldo, ¿el dueño de Harina Doña Goya es un burgués revolucionario?

Fernando Saldivia Najul
02 diciembre 2018


Wilmar, el viernes por la noche estaba viendo el programa Logros de la Patria por Pdvsa TV, conducido por el periodista y ex diputado Carlos Sierra, y me llamó la atención que desde la planta de Harina Doña Goya ubicada en el estado Guárico, el Gerente General le dijo a Sierra, si mal no recuerdo, que el propietario de esa empresa es un revolucionario de Las Mercedes del Llano. No sé por qué, pero inmediatamente me vino a la mente tu propuesta de construir una burguesía revolucionaria.

Yo no conozco esa harina de maíz, pero me dio mucha curiosidad saber quién era ese revolucionario, y encontré por la red que se trata de un empresario de la agroindustria llamado José Leopoldo Matos. Este “revolucionario” es propietario de la empresa Silmaca, que según el vicepresidente, José Leopoldo Matos (hijo), es de capital privado. Sin embargo, cuando el Ministerio para la Comunicación y la Información y el canal VTV lo anuncian, se refieren a esta empresa como una “Planta Socialista”. Lo dicen de esta manera: “Planta Socialista de Harina Silos, Mantenimiento y Almacenamiento de Cereales, C.A.”

También me enteré que fue el empresario José Leopoldo Matos quién anunció el martes 27 de noviembre el nuevo precio acordado de la harina precocida de maíz. Este anuncio lo hizo por el canal del Estado, en el programa Café en la Mañana, curiosamente antes de que lo anunciara el vicepresidente del Área Económica Tareck El Aissami,  quien dijo que saldrían publicados el día lunes 3 de diciembre. Y curiosamente también antes de que lo anunciaras tú Wilmar como Ministro para la Agricultura Productiva y Tierras. Realmente desconozco por qué este empresario se adelantó a los anuncios oficiales del Ejecutivo.

Lo que sí pude averiguar es que la Harina Doña Goya es un producto muy publicitado por el canal del Estado VTV, y su dueño es actualmente Constituyente en la ANC. Es decir, tiene poder económico y poder político. Aparentemente es conocido y estimado por el alto Gobierno. A tal punto que el Presidente Nicolás Maduro le entregó un crédito millonario por televisión, y también se le ha asignado dólares preferenciales Dicom. Es más, en el programa Logros de la Patria pude ver a trabajadores que vestían con franelas estampadas con el nombre de Nicolás Maduro.

Recordemos que el 21 de julio de 2017 en la sede de Pdvsa La Campiña, el mismo Presidente les dijo a los empresarios reunidos allí, que él es su mejor aliado. Si, así lo dijo. Nicolás les dijo a los empresarios presentes estas palabras elocuentes: “tienen en mí al más grande aliado que jamás tendrán en la historia de la República”. No es cualquier cosa. Supongo que se refería solamente a aquellos que son capitalistas revolucionarios, o burgueses revolucionarios, como les dicen ahora. Y el auditorio estaba full de empresarios trajeados de flux, escuchando atentos al Presidente obrero exhibiendo un liqui liqui muy parecido al liqui liqui que vestía Chávez cuando salió de la cárcel en 1994.

Bueno, creo que el propietario de Silmaca es uno de estos empresarios que tiene a Nicolás como el más grande aliado. En una entrevista que le hizo en la planta la periodista Javienny Chirinos de VTV al asesor jurídico de la empresa que produce Harina Doña Goya, Nelson Walter, este habló sobre el grado de apoyo que el Gobierno ha dado a la empresa. Esto dijo: “Nosotros hemos tenido el apoyo fundamental del gobierno nacional, un apoyo sustancial”.

Por supuesto que la directiva de la empresa no menciona la explotación del hombre por el hombre. Todos sabemos que una burguesía revolucionaria como toda burguesía productiva acumula capital explotando a sus trabajadores. Sin embargo, la directiva de Harina Doña Goya no toca ese tema. En lugar de hablar de explotación, veo que coinciden con la ideología de Polar cuando Lorenzo Mendoza dice que los trabajadores, los gerentes y los propietarios pertenecen a la gran Familia Polar.

¿Por qué lo digo? Porque más adelante en la entrevista, el asesor jurídico de Silmaca se refiere a un aspecto de la formación que la empresa ofrece a sus trabajadores: “Estamos educando al personal nuestro, de manera que tengan ese sentido de pertenencia con la planta. Es cuestión simplemente de cambiar de mentalidad”. Y en una visita que realizó la periodista Esteninf Olivares de Globovisión a la planta, el vicepresidente también coincide con esta ideología empresarial: “Nuestra mentalidad, nuestra visión hoy es tratar de (…) que los trabajadores se sientan dueños de la empresa”.

Con lo poco que pude encontrar por Internet, se pudiera decir que esta empresa está muy bien calificada por el Gobierno, y con muy buenas relaciones. Lo dijo el asesor jurídico, que la empresa ha tenido un apoyo “substancial”. No hay ningún misterio. De hecho, en una visita el 13 de marzo de 2017 que hizo el equipo del programa La Otra TV, que transmite VTV, el cantante y quien fuera diputado de la AN por el PSUV Cristóbal Jiménez, acompañó al propietario de la empresa durante todo el recorrido a la planta de Harina Doña Goya. Después que Leopoldo Matos habló, el conductor del programa le acercó el micrófono a Cristóbal Jiménez y este ofreció unas palabras de elogio al dueño, a su familia, a la empresa, y cerró con una publicidad de su propia inspiración:

“Bueno, antes quiero agradecer a Leopoldo Matos y decirle que yo estoy relacionado con esta empresa desde el punto de vista espiritual, porque tengo años cantando con Rafael Matos “El Moreno de la Copla”, que es hermano de Leopoldo. (…) Si nosotros tuviéramos 10 plantas como esta en Venezuela, el juego sería diferente. No estaríamos dependiendo de que un empresario, un mercenario, empresarios mercenarios, traidores, quieran que con la escasez de los productos ahorcar la revolución. (…) Yo como coplero en estos momentos quería decirles: Harina Doña Goya, de la olla a la mesa y de la mesa a la olla, para alegrar la música criolla. Usted le puede agregar pimentón y cebolla para que usted pruebe las arepas de Harina Doña Goya”. Bueno, ahora les toca a los lectores ponerle la música a esta copla improvisada por Cristóbal.

Wilmar, Tarek, Nicolás, ¿cómo es eso que dice Cristóbal Jiménez que si nosotros tuviéramos 10 plantas como esta que produce Harina Doña Goya, la burguesía enemiga no nos pudiera asfixiar? No se supone que el Comandante Chávez nos dejó un coñazo de plantas de procesamiento de harina precocida de maíz para no tener que depender de un malandro como Lorenzo Mendoza. ¿Dónde están esas plantas? ¿Cuántas son? ¿Cuántas se instalaron y cuántas están abandonadas dentro de los contenedores? ¿Con cuál porcentaje de su capacidad están trabajando? ¿Los gerentes son revolucionarios elegidos por los trabajadores que facilitaron y acompañaron el control obrero, o son burócratas apadrinados por miembros del Alto Gobierno, que impulsan empresas intermedias o de maletín?

Nicolás, ¿no estarás pensando que vamos a abandonar las plantas de propiedad social que nos dejó el Comandante Chávez para seguir financiando estas plantas de la burguesía? ¿O si?


Publicado en Aporrea.org el 02/12/18

Más artículos del autor en:

Tarek William Saab, ¿qué vaina es esa de los Dicom Boys?

Fernando Saldivia Najul
27 noviembre 2018


Tarek, te confieso que no sé mucho sobre el tema de la corrupción. A lo sumo entiendo que mientras vivamos en un sistema capitalista, con un Estado burgués, y de ñapa rentístico, habrá corrupción.

En una sociedad individualista como la nuestra, donde las personas alienadas compiten por alcanzar el modelo tan publicitado de la “calidad de vida”, caracterizado por el placer de los sentidos, el confort, la vanidad, y donde la amistad fue sustituida por el consumismo, entonces no es muy difícil caer en la tentación. Es decir, todo aquel que aspire a ascender en la escala social por encima de lo necesario estará expuesto a la tentación de vivir del trabajo ajeno, del trabajo social, del patrimonio social, para satisfacer sus necesidades creadas. Empezando por los capitalistas que expropian todos los días el producto del trabajo de sus asalariados. Por tanto, el ejemplo viene de arriba hacia abajo.

FGR Tarek William Saab, en vista de que no hemos podido construir una sociedad solidaria que viva en armonía con la naturaleza, aún nos vemos obligados como pueblo organizado a cuidar los fondos públicos con el apoyo de la fiscalía, la contraloría, y todo organismo de control fiscal. Deberíamos revisar la función contralora del Ejecutivo y de la ANC. Prevenir más que combatir.

¿Por qué te lo digo? Porque el sábado por la noche durante el programa La Hojilla de Mario Silva escuché a la Constituyente y valiente camarada María Alejandra Díaz hablar por la calle del medio, sin tapujos, sobre el tema de la corrupción. Cuando se refirió a los mecanismos que el enemigo ha utilizado para destruir la revolución, mencionó unos fulanos “Dicom Boys” que actualmente están desangrando a Venezuela a través de las subastas de divisas preferenciales que el Banco Central de Venezuela oferta para el Dicom. Esto dijo María Alejandra durante el conversatorio:

 “¿Qué atacaron? Fíjate, ¿qué atacaron? Nuestras debilidades. La debilidad institucional, (…) el sistema de justicia: Fiscalía, Defensoría, Poder Judicial. Pero además, el tema de la corrupción. Que es un tema endémico. Por ahí se metieron. Entonces tú ahí ves a los Dicom Boys —por la calle del medio lo estoy diciendo—. Porque que sabroso es que tú sigas recibiendo dólares preferenciales a 60 y los negocias a 300. Eso está sucediendo en este momento. ¿Quién va a parar esa sangría de la bicicleta cambiaria? (…) Esto no se hace posible si no hay cómplices, esquiroles y traidores internos que están trabajando pa’ esto. Así de claro lo digo”.

¿Escuchaste Tarek?, ¿quién va a parar esa sangría de la bicicleta cambiaria? Si esta denuncia es cierta, ¿quién va a parar a los Dicom Boys? ¿Quiénes son sus padrinos en el alto gobierno? ¿Vamos a seguir en lo mismo? ¿Te parece poco haber permitido el desplome de PDVSA en lugar de frenar la caída cuando esta empezó a dar las primeras señales?

Fiscal Saab Halabi, ¿será que todavía estamos otorgando dólares preferenciales a empresas de maletín o empresas fantasmas como mecanismo para crear una “burguesía revolucionaria”? ¿Será que todavía estamos financiando a empresas que están detrás de la guerra económica? ¿Vamos a seguir dándole patadas a ese perolito? No Tarek, no podemos permitirlo. Tenemos que poner un torniquete a esa sangría de dólares que sufrimos los más pendejos.

Tarek, yo no tengo pruebas sobre lo que en La Hojilla se asomó, pero quizá tú sí las puedas conseguir, y no esperar a que se destape la olla podrida en el exterior para atajar esas divisas que tanto necesitamos para impulsar la producción de alimentos por parte de nuestras campesinas y campesinos abandonados a su suerte.

No nos llamemos a engaño. Esta película está repetida. En Aporrea.org bastante se alertó sobre el desfalco a la nación que estaba en marcha. Pero poco se hizo para frenarlo. Al contrario, se acusaba de traidores a quienes hacían la denuncia.

El 8 de octubre de 2013 Nicolás reconoció desde la Asamblea Nacional que el país se estaba desangrando debido a la apropiación de dólares baratos, y consideraba necesario aplicarle las 3R a Cadivi. Esto dijo:

“Sinceremos las cosas con el mayor rigor autocrítico, el estado nacional bolivariano no ha podido impedir que la importación se concentre en pocas manos, no ha alcanzado la eficiencia necesaria para cerrar los caminos a quienes viven ‘de la apropiación de los dólares baratos’, a quienes tienen un ancho margen de maniobra para ejercer la especulación comercial y perpetrar la reventa cotidiana de divisas, por aquí también se desangra Venezuela”.

Tarek, te cuento que los chavistas arrechos se desahogan por twitter y dicen que estos apadrinados, o los Dicom Boys, como los llamó María Alejandra, se parecen “igualito” a los privilegiados de Cadivi, pero que ahora adquieren dólares baratos vía Dicom. Además, manifiestan indignados, que estos ciclistas cambiarios forman parte de los poquitos venezolanos que pueden comprar Petros y lingoticos de oro. Toma nota Nicolás. Saludos.


Publicado en Aporrea.org el 27/11/18

Más artículos del autor en: