Jorge Rodríguez, ¿y los escuálidos en cargo 99 que no firmaron?

Fernando Saldivia Najul
23 agosto 2016


Ayer Jorge Rodríguez anunció que por orden de Nicolás Maduro citaron a cinco ministros del ejecutivo con el fin de darles un plazo de 48 horas para que los escuálidos en cargos 99 tengan otro destino laboral.

Jorge, creo que estas medidas no deberíamos anunciarlas por los medios de comunicación. Esto podría interpretarse solo como una medida de presión para que los escuálidos se inhiban de revocar al Presidente, y no como una medida de fondo para “pulverizar completamente la forma de Estado burguesa que heredamos”, como decía Chávez.

Cuando la derecha infiltró sus fichas en los cargos de confianza dentro del Estado no lo anunció por televisión. No. Más bien sacaron provecho cuando Chávez en el 2005 hiciera un llamado para enterrar la lista de María Corina Machado, o la Lista de Súmate, asesorada por los servicios de inteligencia del gobierno de Estados Unidos. Con este llamado, ministros y presidentes de empresas públicas interpretaron que los escuálidos podían dirigir la revolución. Interpretación que casualmente favorecía a sus familiares, amigos y clientes escuálidos. Fue así como la derecha se fue instalando en las empresas e instituciones públicas y fueron desplazando poco a poco a los revolucionarios en la lucha de clases que se libró dentro del Estado. Reformistas anticomunistas aliados con los escuálidos nos derrotaron, y no pudimos desmantelar el Estado Burgués.

Ahora estamos con el agua al cuello. Después de 17 años algunos chavistas se están dando cuanta que Capriles Radonski nunca ha empleado a un chavista en un cargo de confianza. Capriles sí está conciente de que su clase social burguesa nos está haciendo una guerra a los trabajadores, y sabe que colocar a un chavista en un cargo de dirección en la Gobernación de Miranda perjudica sus intereses de clase. Él y sus asesores sí saben lo que significa una lucha de clases. Ellos saben que lo electoral es solo un frente en esta lucha despiadada contra las trabajadoras y trabajadores.

Jorge, las personas que tienen a escuálidos en cargos de confianza y que escucharon tus declaraciones ayer podrían asumir que solamente se trata de los escuálidos que firmaron contra Chávez y Maduro. Pero resulta que hay muchos que no han firmado, que se visten de camisa roja, van para las marchas, y pueden hacer más daño que aquellos que firmaron, incluso ven a estos últimos como principiantes en la conspiración y la lucha de clases, y hasta los regañan por haber firmado.

Muchos de esos que no han firmado son precisamente los que emplean a escuálidos en cargos de confianza. Tenemos que estar alertas, porque estos podrían sustituir los cargos 99 vacantes por otros escuálidos, pero está vez más avezados en la práctica de la conspiración, encubiertos, como por ejemplo, los gerentes de CADIVI que ayudaron a la oligarquía y a los yanquis a destruir nuestra economía.

Recuerda que nosotros estamos peleando contra el imperialismo. PDVSA está infiltrada hasta los tuétanos. Ya se está hablando de un 90% de gerentes contrarrevolucionarios en la sede de PDVSA La Campiña. Los servicios de inteligencia de los Estados Unidos no hablan solamente de cargos de confianza, como lo hacen los revolucionarios cuando son gobierno, ellos no respetan el derecho al trabajo de ningún trabajador con ideas revolucionarias independiente del cargo que ocupe.

Cuando Philip Agee trabajó en la CIA, su primer trabajo fue filtrar a la militancia de izquierda para que no la emplearan en la CREOLE. Confiesa Agee en el libro La CIA contra América Latina lo siguiente: “La CIA ha servido efectivamente para apoyar a las compañías petroleras. Recuerdo muy bien cuál fue mi primer trabajo en la CIA, en el verano de 1960. Yo estuve encargado, entre otras cosas, de hacer el chequeo de listas mandadas semanalmente desde la estación de la CIA en la Embajada de Estados Unidos, en Caracas, con los nombres de los venezolanos que interesaban trabajar en la CREOLE, la subsidiaria local de la Standard Oil de Nueva Jersey. Entonces yo mandaba de vuelta cualquier dato sobre antecedentes políticos de esas personas, a fin de que no se les diera empleo a quienes tenían antecedentes de militancia izquierdista”. Rafael Poleo sabe bastante de esto.

Camarada Jorge Rodríguez, PDVSA heredó esta práctica anticomunista, y no es muy difícil saber a quienes hay que sustituir. No hace falta un llamado público para obtener la información si realmente nos interesa que la nueva PDVSA sea del pueblo. Saludos solidarios.


Publicado en Aporrea.org el 23/08/16

Más artículos del autor en:

Eulogio del Pino, se te olvidó que los golpistas cerraron operaciones de sus lanchas y remolcadores

Fernando Saldivia Najul
02 agosto 2016


Después que los burgueses de la Cámara Petrolera Venezolana aplaudieran las palabras de Eulogio del Pino con relación a devolverles las empresas expropiadas por Chávez, Rafael Ramírez le recordó a su compañero de trabajo, sin nombrarlo, vía twitter, lo siguiente: “En el Lago de Maracaibo los golpistas cerraron operaciones de sus lanchas y remolcadores, saboteando a @PDVSA. ¡No volverán!”

Cuando uno escucha a Ramírez decir “no volverán”, creo que se le olvida que a los revolucionarios nos derrotaron dentro de PDVSA en una guerra de clases interna que empezó inmediatamente después que el comandante rescatara la industria. La meritocracia se fue levantando poco a poco desde la gestión de Alí Rodríguez Araque y continuó fortaleciéndose durante todo el período de Rafael Ramírez. Ya escribí en una oportunidad sobre este particular en un artículo titulado “Lo siento Toby Valderrama, pero durante la gestión de Rafael Ramírez se fortaleció la meritocracia en PDVSA”. O sea, hace rato que volvieron.

La prueba más clara de lo anterior es que Eulogio del Pino, con estudios en la Universidad de Stanford, llegó a ser Vicepresidente de Exploración y Producción en el 2009, miembro de la Junta Directiva de PDVSA, precisamente cuando Chávez ordenó expropiar las empresas que se sumaron al paro-sabotaje-terrorista de 2002-2003 en el Lago de Maracaibo, y que hoy considera que esta decisión de Chávez fue un error. 

En ese momento Del Pino no se opuso al Comandante, ni renunció a su cargo, al contrario, como Vicepresidente de Exploración y Producción, en el Informe de Gestión Anual de PDVSA 2009, en el aparte Exploración y Producción, se puede leer entre otros logros, los siguientes: “Nacionalización de la actividad Tratamiento e Inyección de Agua, siendo este un proceso estratégico para la soberanía económica de la nación”, y más abajo dice: “se recuperó el control de las actividades de Operaciones Acuáticas”.

¿Entonces Eulogio, qué pasó? ¿Ahora la nacionalización no es estratégica para la soberanía económica de la nación? ¿Ya no hace falta tener el control de las operaciones acuáticas? Nicolás, ¿no fue el Comandante Chávez el que nos machacaba todos los días que la soberanía y el control del pueblo sobre el petróleo es fundamental para construir el socialismo? 

Si los activos de las empresas expropiadas en el Lago se fueron deteriorando no fue porque los revolucionarios tomaron el control de las operaciones, sino porque las mafias meritócratas que se quedaron después del sabotaje, y las que entraron luego, desplazaron a los cuadros chavistas, quienes estábamos menos organizados, y permitimos que los meritócratas contrarrevolucionarios ejercieran cargos de gerentes. 

Fue así cómo estos personajes, muchos corruptos, aplicaron la vieja práctica burocrática-burguesa de parar el mantenimiento de equipos e instalaciones de empresas del Estado para luego justificar su privatización por ineficiencia del Estado. Por supuesto, ahora estos gerentes meritócratas y contrarrevolucionarios responsabilizan a los obreros de su deterioro. Los responsabilizan de que en cada terminal haya un cementerio de chatarra. Y dicen que es mejor privatizarla porque el obrero necesita el maltrato del patrono burgués para que trabaje, como antes de la estatizaciones pues. Esa es la gerencia de PDVSA, y los revolucionarios tenemos que asumir nuestra responsabilidad por la derrota. Por ahora.


Publicado en Aporrea.org el 02/08/16

Más artículos del autor en: